Archivo del blog

17 dic. 2012

Carta sin destino II



  Crujía el parqué bajo sus pasos.
 Bajo aquellos calcetines de lana que se escurrían por su talón. 
El frío de aquel invierno, el viento de aquellos árboles, mi mirada
observaba sus pasos.

 ¿Locura o cordura de amor?


  Hojas de abedules contra tierra. Tiernas lágrimas llovían.

 Ruido. Sólo nosotros en ese salón. 
Sonreía y me miraba. 
Mi mirada yacía extasiada entre sus finas piernas.


  Caminaba gracil, y a cada paso crujía el suelo. 

Algo pasaba. A menor crujir, menor yo era;
al haber más calma, partido quedaba; 
al cerrar la puerta… morir o vivir, 
no importaría.


           ...



  Esperaba ver cómo se abría la puerta de esa casa, 

vacía de sus crujidos. 
Yo seguía allí mientras mi cuerpo era azotado
por un veneno arrojado en silenciosas lanzas.


  Lloraba mi cuerpo, y no por calor o nervios. 

Sólo lloraba.
 Mientras tanto, el tiempo decidía cambiar su estilo.
Tornarse alegre. 
Yo yacía en mi tresillo, disfrutando de mi entierro interno.


  Vislumbraba entre ajimeces de pino 

el dorado destello del péndulo de nuestro reloj. 
Gritaba, golpe a golpe: 
“Joven, sólo quedas”, y ese joven era yo.


  Torno extraño sin querer, torno extraño sin mi querer, 

extraños tornan pues mis versos. 
¿Mi distracción aquellos días?
 La llamada del viejo viento a mi ventana.


  Épocas pasaban, yo me hundía en aquel tresillo 

carcomido por los lados, asientos, patas y muelles. 
Nada se había movido. 
Realmente no había nada.


  No recuerdo ni recordaba el tiempo que estuve allí 

volviendo loca a mi mentira 
mientras engañaba a la verdad 
viendo caer el polvo tenuemente.


  Olvidaba el tiempo, pero sólo eso. 

No olvido la imagen de tu marcha sin despedida.
Ni olvido la sensación de muerte lenta. 
No olvido ese golpe horroroso que arruina vidas, 
seguido del desgarrador llanto de un imberbe crío.






    NEGRO






  Se fue la luz.


  Apenas cuatro segundos.


  Suficiente.


  Fue suficiente.


  Había perdido mi vida, me sobraba el tiempo:

 Soy poeta, he estado loco, cuerdo vivo en el presente. 
Olvido pasado hostil y vivo estable en cuerpo y mente.





    LUZ





  Me levanté con mil problemas del tresillo roto y viejo por mi. 

Ese donde quizás pasé dos años sin gritar por miedo a oírme. 
Me despedí y me encaminé sin miedo hacia aquella puerta. 
Tu puerta.


  Pasé el pasillo en mi silencio, en el silencio de la nada.

Apenas dos metros para marchar, 
para ser persona de nuevo 
y disfrutar de lleno cada...


  Adiós poeta cuerdo.




  Desde el tresillo hasta la puerta… 

no había crujido el suelo.




-------------------------------------------------------------------------------






  Frío silencio. Angustia. Miedo. Gritos inaudibles. Rechazo.

No hay tiempo. No hay cuerpo. Quizás desde tu partir vivo muerto.  
Sólo soy sucio aire que no ha podido vivir sin ti.
Lágrimas con eco, que dejaron de sentir al irte.


  Y aquí estoy, tirado en el silencioso parqué gritando. Superviviendo. Loco, ¡CON MI TURBIA MIRADA LOCA!



  Riendo. ¡RIENDO! ¡RIENDO Y ARRANCANDO LO ÚLTIMO QUE ME QUEDA!



  ESCRIBO NERVIOSO, DESTROZADO. DESTROZANDO ESO QUE A TI TE GUSTA. ESO QUE ME PEDISTE:


           

                 
                                “ESA POESÍA EXTRAÑA”





-------------------------------------------------------------------------




Muchas gracias por vuestro tiempo. Tened cabeza.





9 comentarios:

  1. Enhorabuena, me has dejado sin palabras y la verdad que es complicado que me dejen sin palabras porque normalmente suelo ser yo la que deja a la gente sin habla.Simplemente es increíble como escribes, como transmites tus sentimientos en cada palabra, en cada frase, en cada verso. Si, realmente es una poesía extraña, pero a la vez bella, se nota que todo lo que escribes está escrito desde el corazón, desde "lo más profundo de TU mente". Me encanta la poesía, yo también escribo, pero este poema es digno de admirar porque es diferente pero se demuestra todo lo que quieres transmitir a partir de cada palabra. Definitivamente, sin palabras, escribes de maravilla y realmente ya no queda tanta gente que escriba desde el corazón y logre transmitir tanto. ¡Un saludo!(:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda no disimules tia...q no piensas eso

      Eliminar
  2. ¡¿Tan pocos comentarios?! Bueno, la verdad es que después de leerte a ti pocas palabras nos quedan para describir todo aquello que nos haces sentir. Pero claro, para eso estamos, para recordartelo día a día, para que no olvides que no existe persona más grande que tú. Gracias por compartir lo que escribes, tan solo con saber que en verdad existes, me dan ganas de vivir y seguir adelante.
    PD: Pase lo que pase, hagas lo que hagas en tu vida, nunca, jamás, dejes de crear. De inventar. Porque lo tuyo es el arte, el arte de hacer disfrutar a los demás.
    Mario, cuídate.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Unas preciosas palabras. Cada una de ellas llena, consiguiendo una mezcla entre angustia y miedo a la soledad.
    Siento envidia de tu capacidad de plasmar tantos sentimientos en cada verso. He de decir que me recuerda a uno de mis textos, escrito en prosa, que pretende transmitir lo mismo, convirtiendose en una carta a un desconocido.
    Asi como el pintor describe su mundo con cada pincelada; el compositor escribe su ilusion con cada nota, con cada acorde; el escritor abre su corazon con un solo poema. Pocos, entre ellos tu, pueden hacerlo, y te felicito por ello.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Miriam Villalón Morillo18 dic. 2012 23:44:00

    Cada dia me encanta mas tu forma de escribir porque, en cada unode estos versos has podido transmitir muchos sentimientos y emociones, me alegro que siga existiendo personas capaces de enamorar a través de las palabras y lo digo porque me has enamorado con cada palabra.
    Sigue asi!! Un beso guapo :)

    ResponderEliminar
  5. Realmente escribes muy pero muy bien. Sentí cada una d las emociones que intentastes transmitir, me dejo helada. Yo escribia mucho de chiquitas, pero ahora lo hago menos. Ver tus poemas me hace pensar que deberia hacerlo más seguido porque me funciona como una especie de catarsis. Realmente me gusta mucho como escribís y me encantaria escribir tan bien algún día. Un beso grande desde Argentina! :) guapo!

    ResponderEliminar
  6. Me olvidé de poner mi nombre. Me llamo Sandra, soy la que está como anónimo. Espero que sigas escribiendo, lo hacés de maravilla. Perdón que hable de otro tema que no sea tus poesías ahora pero es que no sé otra manera que veas lo que te escribo. Estoy terminando de ver la tercera temporada de "Los protegidos" y realmente te digo que es una serie espectacular porque no solo tiene fantasía sino también comedia y drama, o sea es una combinaciÓn perfecta de gÉneros. Mi personaje preferido es el tuyo ya que esta siempre pensando y ayudando a los demÁs y da excelentes consejos incluso a los mayores, me encanta su altruismo. PerdÓn por escribir tanto es que realmente querÍa hablar con vos. OjalÁ hubiese una 4ta temp de los protegidos :(. Te dejo tranquilo jajaj. SÉ que seguramente estes muy ocupado y todo el mundo quiere respuesta pero me gustaria saber si leiste mis comentarios. Otro beso enorme desde Argentina. Feliz Navidad Mario!!:)

    ResponderEliminar
  7. Ha sido precioso. Me he sentido en esa situación de angustia en la que el protagonista parece estar prisionero. Transmites mucho con cada una de tus palabras.
    Un saludo,
    http://madamegarburn.tumblr.com/

    ResponderEliminar
  8. Mario! Eres genial, es precioso*.* Transmites un montón. Yo estoy empezando a escribir y estoy colgando una pequeña novela, me preguntaba si podrias pasarte y decirme que te parece:) http://otralocaescritora.blogspot.com.es/
    besos,
    Una pequeña loca escritora

    ResponderEliminar